Desafía el paso del tiempo con la neuromodulación: Tu secreto para una piel radiante y sin arrugas

¿Qué es la Neuromodulación facial?

La Neuromodulación facial es un tratamiento estético no quirúrgico altamente efectivo que emplea la toxina botulínica para relajar la musculatura facial, suavizando las arrugas existentes y previniendo la formación de nuevas.

¿Qué es la Toxina Botulínica?

La toxina botulínica, comúnmente conocida como botox, es una neurotoxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. Este compuesto bloquea las señales nerviosas en los músculos, lo que conduce a una parálisis temporal y selectiva de los músculos tratados, reduciendo así la apariencia de arrugas faciales.

¿Cómo se aplica la Toxina Botulínica?

En Harmony Catalano somos expertos en este tipo de tratamientos.

Aplicamos cuidadosamente pequeñas cantidades de toxina botulínica en los músculos faciales específicos utilizando agujas muy finas. Para ello nuestro médico estético analiza cuidadosamente el rostro del paciente y determina los puntos clave sobre los que actuar, colocando estratégicamente esas inyecciones para lograr resultados precisos y satisfactorios. Nuestro objetivo es garantizar un procedimiento indoloro y seguro para todos nuestros pacientes.

¿Dónde se puede realizar el tratamiento de Neuromodulación?

La Neuromodulación facial puede abordar eficazmente las arrugas del entrecejo, patas de gallo alrededor de los ojos, líneas de la frente y otras áreas según las necesidades de cada paciente. En Harmony Catalano, personalizamos cada tratamiento para satisfacer las expectativas individuales de nuestros clientes.

Resultados

Los resultados de la Neuromodulación facial son visibles casi de inmediato, con un efecto completo que se desarrolla en los primeros 14 días después del tratamiento. 

El efecto del tratamiento puede durar hasta 6 meses, aunque la duración exacta puede variar según factores individuales como la dosis administrada y el metabolismo del paciente.